El alcoholismo, una epidemia social

El alcoholismo, una epidemia social

El alcoholismo, una epidemia social.

Existe muy poca conciencia del daño que genera el alcohol en las personas bebedoras, en sus familias y en conjunto de la sociedad.

Quizá algunos datos puedan hacernos dimensionar el impacto que genera el alcohol:

- Según la OMS el consumo nocivo de alcohol causa 2,5 millones de muertes al año.

- Alrededor de 320.000 jóvenes entre 15-29 años fallecen al año por causas relacionadas con el alcohol, constituyendo el 9% de las causas de fallecimiento en este grupo de edad.

- El consumo de alcohol ocupa el 3er lugar entre los factores de riesgo de la carga mundial de enfermedad.

- El consumo de alcohol está relacionado con muchos problemas de índole social, maltrato a menores, violencia intrafamiliar, ausentismo laboral, entre otros.

En resumen, podemos decir que el alcohol genera enormes costos sociales y económicos para todas las sociedades.

En Chile la situación no escapa a la situación mundial. Después de las Fiestas Patrias pareciera que “se toma algo de conciencia“, pero es una realidad que escondemos todos, dejando que los estragos de esta epidemia continuen en nuestra sociedad.

Las bebidas alcohólicas pueden ser agrupadas en dos grandes categorías: bebidas fermentadas, proceso en el cual la levadura transforma el azúcar en alcohol, generándose vino (a partir de la uva), sidra (a partir de la manzana) y cerveza (a partir de la cebada), y las bebidas destiladas, aquellas que luego de la fermentación se las somete a un proceso de concentración del alcohol denominado destilación, produciendo whisky, ron, pisco,vodka, brandy, etc.

La destilación genera licores con aproximadamente 40% de alcohol, mientras que un simple fermentado contiene entre 5 a 10 % de alcohol. Obviamente que a iguales cantidades los destilados provocan mayor etilismo agudo y en forma más precoz.

Foto: Flickr cc.

Jose Luis Contreras

Médico de familia especialista en personas, trabajo para fortalecer la Atención Primaria de Salud y para que la gente cuente con su médico de cabecera.

Facebook Twitter 


Comentarios

comentarios

This entry was posted in Prevención and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.